Inicio La Región Un grupo de personas reclamó trabajo ante funcionarios municipales de Genaral Villegas

Un grupo de personas reclamó trabajo ante funcionarios municipales de Genaral Villegas

El director de Recursos Humanos, Martín Recalde; y el subsecretario de Gobierno, Guillermo Grosso, atendieron los reclamos de los vecinos que pedían tener acceso a una fuente laboral. Fueron inscriptos en una lista y la semana que viene se definiría si existe la posibilidad de que el municipio les otorgue trabajo.

Un momento de tensión se vivió ayer en el hall de entrada del municipio cuando un nutrido grupo de personas (alrededor de 30) interpeló al director de Recursos Humanos, Martín Recalde; y al subsecretario de Gobierno, Guillermo Grosso, reclamando trabajo.
Los manifestantes afirmaron que hacía meses que estaban pidiendo empleo y que el municipio no daba respuestas. El enojo de algunos de ellos se volvió indisimulable en cierto momento de la tensa y larga discusión.
«El laburo de ustedes es darnos laburo a nosotros, pero no les importa que tengamos hambre porque están calentitos en sus casas», «A los que vinieron a hacer ‘quilombo’ y a encadenarse les dieron trabajo enseguida y a nosotros ni siquiera nos reciben», «Nos pidieron que armemos proyectos. Los presentamos y nunca nos llamaron», «¿Por qué a unos pueden darles trabajo y a nosotros no? Si a la Municipalidad le sobra plata y en Villegas hay un montón de cosas por hacer», fueron algunas de las frases que se escucharon durante el tenso encuentro de ayer.
El problema es de difícil solución. Sobre todo porque quienes reclamaban empleo exigían que su pedido sea atendido de inmediato («No nos vamos de acá sin una respuesta, nos cansamos de esperarlos», dijo uno de ellos).
Por un lado este grupo de vecinos sobrevive haciendo «changas» que, la mayoría de las veces, están muy mal remuneradas (uno de ellos era peón de albañil y expresó que la plata no le alcanzaba para nada) o son trabajo precarizado. Además, muchos de ellos son padres o madres de uno o más hijos, por lo que sus ingresos resultan exiguos e insuficientes. Otros ni siquiera tienen una vivienda propia y no tienen cómo afrontar un alquiler.
Por otro lado, el municipio se encuentra en una disyuntiva entre la necesidad de ayudar la gente; y la dificultad presupuestaria y financiera que le implica constituirse en, prácticamente, el único empleador y generador de fuentes de trabajo en el distrito.
Luego de una interminable discusión, los funcionarios decidieron tomar los datos de cada uno de los manifestantes para citarlos la semana que viene. Según trascendió, se podría llegar a incorporar a un número reducido (aproximadamente a unos 10), pero no al total.
De todas maneras, esa versión no fue confirmada y habrá que esperar hasta la semana que viene para saber cómo se resuelve.

Fuente Actualidad

Dejar una respuesta

Ingrese su comentario
Su nombre