Inicio Locales A pesar de las críticas, el HCD aprobó el Presupuesto Municipal 2017

A pesar de las críticas, el HCD aprobó el Presupuesto Municipal 2017

El Cálculo de Recursos y Presupuesto de Gastos 2017 fue aprobado el viernes por unanimidad por el Honorable Concejo Deliberante, aunque precedido de un apasionado debate en el que todos los bloques hicieron oír sus críticas, inclusive el propio oficialismo.

La Rendición de Cuentas 2016 no mereció la misma consideración: Resultó rechazada por diez a ocho.

Ambas votaciones, por pedido del Presidente del bloque Cambiemos, Alfredo Zambiasio, y con la aceptación del cuerpo deliberativo, se realizaron en forma nominal.

Desaprobaron la Rendición de Cuentas los tres concejales del Frente Renovador (Juan Pablo Ripamonti, Carolina Gómez y Obdulio Sánchez), los dos de Una Nueva Alternativa (Laura Angelini y Sebastián Solimano), los dos del Frente para la Victoria (Federico Crowder y Pablo Larrosa), los dos de Unidos por Trenque Lauquen (Jorge Jordán y Susana Muñoz) y uno de la bancada Justicialista (Martín Sotullo Lanz).

Si bien los ocho ediles de Cambiemos se pronunciaron a favor del Presupuesto 2017 y la Rendición de Cuentas 2016, cuatro de ellos, Claudio Figal, Marisol Basso, Pierina Danda y Ricardo Paso, hicieron explícito que esa decisión respondía a un mandato de bloque. Los otros cuatro integrantes del bloque son Esteban Vidal, Rafael Francisco Marino y Andrea Olivera Timo, además de Zambiasio.

Previo a las dos votaciones, y con el debido consentimiento del resto de los ediles, el presidente del HCD (Figal) abandonó su lugar para ocupar una banca y expresar las diferencias en algunos puntos con el Departamento Ejecutivo. Uno, muy especialmente: la no inclusión en el Presupuesto 2017 de una partida para la restitución –al menos parcial y a completarse en etapas anuales- del porcentaje del coeficiente salarial que los empleados municipales (afecta también a los jubilados) perdieron durante la intendencia del contador Raúl Feito, tras un acuerdo con el sindicato hace tres años.

Debido a que para este año el Ejecutivo no contempló esa posibilidad, Figal adelantó que próximamente ingresará un Proyecto de Ordenanza para que en 2018, de aprobarse la iniciativa, los empleados y jubilados municipales empiecen a recuperar gradualmente el derecho perdido. Los bloques Frente Renovador y Unidos por Trenque Lauquen anticiparon su apoyo.

Sobre la denominada “ordenanza madre”, la herramienta más importante que trata el Concejo Deliberante en el año, por la oposición hablaron Angelini, Jordán, Sotullo Lanz, Larrosa y Ripamonti, mientras que por el oficialismo expusieron Zambiasio y, como ya se dijo, Figal.

Los principales reparos de la oposición apuntaron contra el monto del Presupuesto 2017-casi 995 millones de pesos cuando el anterior, advirtieron, no fue ejecutado en su totalidad-, calificado de “generoso” e “inflado”; la cantidad de funcionarios con altos sueldos que integran actualmente el gabinete municipal y la eficiencia de algunos de ellos; la acotada previsión para la construcción de viviendas; el notorio incremento en gastos de Bienes y Consumos (137%); las inequidades de diverso tipo entre las asignaciones para la ciudad cabecera y las otras localidades y parajes del distrito (obras, maquinarias, servicios, etc.); la disminución de tres puntos en el porcentaje para Desarrollo Humano; la falta de transparencia para informar aspectos de la gestión –se aclaró en más de una ocasión y con énfasis que esto de ningún modo representaba una sospecha sobre el manejo del dinero-; el uso que se hace del Fondo Educativo; la lentitud en la marcha de la obras pública; el rol ausente del Secretario General para oficiar de nexo entre los dos poderes, como el intendente había anunciado; y el exiguo porcentaje (1,8%)destinado a la Secretaría de Producción, Agricultura, Ganadería, Pesca y Acción Cooperativa.

Esta última observación impulsó al concejal Larrosa a sugerir que si en un Presupuesto de casi 1.000 millones ése (1.8%) era el valor que el Departamento Ejecutivo le daba a la Secretaría de Producción, sería conveniente que el año que viene rebajara su estatus al rango de Dirección.

Como contracara de los reclamos, la oposición destacó el Presupuesto Participativo Joven, la convocatoria que el intendente hizo hace unos meses para que cada sector con representación legislativa expresara sus inquietudes con respecto al Presupuesto y la existencia de un mayor diálogo.

Zambiasio se encargó de defender con firmeza la posición del Departamento Ejecutivo, pero también de reconocer errores, de comprometer correcciones, de invitar a sus pares a tener la buena voluntad de creer que así será y de remarcar que se continuará desandando el camino de los consensos porque es como se hacen mejor las cosas, aunque su intervención sorprendió fundamentalmente por dos comentarios dirigidos al Gabinete de funcionarios municipales en general y al responsable de una de las áreas en particular.

El jefe del oficialismo arrancó pidiendo una copia del acta de la sesión y explicó el porqué de esa solicitud: “Hoy, en horas de la mañana –reveló Zambiasio-, en el grupo de whatsapp llamado Gabinete, que integro por el solo hecho de ser el presidente del bloque, puse algo así como ´esta noche va a estar picante el Honorable Concejo, están todos invitados´, y ahora miro hacia la platea y no hay ningún funcionario, entonces, con seriedad y sin ninguna chicana, quiero llevarles el acta para que el gabinete del intendente tome nota de todas las críticas y cuestiones que se plantearon acá, porque creo que corresponde que se haga si decimos que nos gusta vivir en un estilo de vida democrático y republicano. Podemos defender la gestión, podemos contestar críticas, pero en definitiva los concejales no gestionamos, los concejales legislamos, y lo que termino de escuchar son críticas a la gestión municipal”.

Luego formuló un par de aclaraciones de carácter técnico, según su propia definición. La primera a partir de una aseveración del edil Jordán sobre una merma en el porcentaje que se le otorgaba a Desarrollo Humano en el Presupuesto. Zambiasio la atribuyó en alguna medida a que en el nuevo organigrama, Deportes y Cultura habían dejado de estar bajo el paraguas de esa Secretaría para pasar a depender directamente del intendente.

La segunda respuesta fue para el reclamo del concejal Ripamonti sobre la utilización del Fondo Educativo. Zambiasio consideró que el Frente Renovador tiene una interpretación errónea del tema, e hizo referencia a la matrícula de la Escuela Municipal -1.700 alumnos-, a los avances importantes en lo que hace a jardines maternales y al permanente apoyo que está recibiendo el Consejo Escolar, y comparó estas circunstancias con lo que pasó durante la gestión del intendente Feito.

En el cierre de sus palabras, Zambiasio embistió contra el Secretario de Producción, Marcelo Ombroni. “Quiero darle la razón puntualmente al concejal Pablo Larrosa cuando critica el escaso presupuesto para el área de Producción; en lo personal, y no involucro la opinión del bloque, hasta creo que es mucho, porque si el funcionario que está a cargo gestionar el área se la pasa concurriendo a eventos, congresos y charlas en lugar de palmearle la espalda y hacerle un mimo, como decía (el concejal) Martín Sotullo, a los pequeños y medianos empresarios que la tienen que pelear minuto a minuto para pagar los sueldos a fin de mes, creo que el 1.8 % es exagerado y me sumo a la crítica”.

En el caso de la Rendición de Cuentas las marcaciones de la oposición hicieron eje en la imposibilidad de conocer información precisa para realizar el debido control (compras, licitaciones, proveedores, montos, etc.) a partir de la falta de acceso al sistema de Reforma de la Administración Financiera en el Ambito Municipal (RAFAM) y en el no cumplimiento de un Gobierno Abierto, tal como, según recordó el concejal Ripamonti, habían prometido en campaña todos los candidatos a intendente, incluido el Dr. Miguel Fernández.

La concejal Angelini mantuvo un singular intercambio con el concejal Figal –también se extendió a los ediles Ripamonti y Jordán-, acerca de algunos de los cuestionamientos que recibía cuando era contadora municipal, en la gestión del intendente Feito.

Uno de ellos tenía que ver con la diferencia que existía entre lo proyectado y lo que efectivamente iba a gastar y que, decía Figal en esos tiempos, significaba “darle un cheque en blanco al intendente”. El hoy Presidente del HCD aseguró que mantenía las mismas convicciones y fundamentos.

En otro tramo del debate las discrepancias desaparecieron y Figal y Angelini coincidieron en que cualquier cambio de partidas presupuestadas debe pasar por el cuerpo deliberativo como una ordenanza y no como un decreto. “La división de poderes tiene que existir y los concejales debemos recuperar y defender nuestro rol”, señaló Figal.

La tercera Sesión Ordinaria duró casi tres horas y media –de 21.25 a 0.50-, de las cuales el tratamiento del Presupuesto 2017 y la Rendición de Cuentas 2016 consumieron 1.20 hora (de 21.40 a 23).

Dejar una respuesta

Ingrese su comentario
Su nombre